Bitácora de un Huerto Urbano

Tomate rojo

Tomates raff – Huerto Urbano 2012 Enmiplato by GCabreraGalich 

 

“Acercarnos nuevamente a la producción de alimentos”

Creo que fue en 2009 cuando nos planteamos, por primera vez, poner un par de macetas con lechugas y unos cuantos plantones de tomate y pimientos. En ese momento pensamos “si dedico tiempo y recursos a cuidar flores, por qué no dedicarlos a cuidar y sacar adelante plantas que me den de comer” y fue así como cuando empezó nuestra aventura con el huerto urbano.

En aquel entonces contábamos con una terraza “maja”, como dicen en España, es decir de un tamaño aceptable, que nos permitió llenarla de macetas e ir haciendo nuestros experimentos de huerto urbano. Los primeros años (del 2010 al 2013) los dedicamos a sembrar básicamente lechugas, tomates, pimientos, rúcula, fresas y un arbolito de albaricoques en maceta, que apenas daba frutos, porque tenía poco espacio para crecer.

Mosaico

Huerto Urbano 2012 Enmiplato by GCabreraGalich

En 2014, las cosas han cambiado (y mucho). Aunque seguimos en la gran ciudad, estamos a las afueras, en una casa que tiene más espacio. Esto nos ha animado a continuar con nuestra idea del huerto urbano, sólo que esta vez llevando una bitácora de nuestra experiencia, que sirva de motivación a otros, para que se sumen a la experiencia de tener un huerto urbano y compartir saberes.

Personalmente creo que los huertos urbanos tienen gran valor educativo, social y cultural. Son una herramienta que nos permite vivir en primera persona los éxitos y las dificultades de “producir un alimento”; nos enseña a poner en valor, el trabajo que realizan diariamente los miles de agricultores que alimentan el mundo; nos acerca a la naturaleza, a lo vivo y lo fresco; nos enseña la temporalidad de los alimentos, que tanto nos cuesta reconocer hoy en día. Nos devuelve a los sabores porque no hay nada más rico y satisfactorio que prepararte una ensalada con la lechuga y tomates cosechados de tu balcón; y, en municipios donde el ayuntamiento cede parcelas para el cultivo, los huertos urbanos fomentan la organización social y nuevas formas de consumo.

Los huertos urbanos son, también, una actividad lúdica para compartir en familia, facilitan el fomentar hábitos de alimentación saludable en nuestras hijas e hijos; nos permite desconectar del estrés acumulado a lo largo de la semana (hay quienes los consideran espacios terapéuticos); y nos permite reconquistar el acto de cocinar y la preparación de alimentos. En fin, que creo que hay muchas ventajas para animarse a poner un huerto urbano, da igual el tamaño del que se disponga, todo es empezar.

Huerto Vertical

Huerto Vertical- Huerto Urbano 2010 Enmiplato by GCabreraGalich

 

Bienvenidos a Bitácora de un Huerto Urbano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s